Otros productos LINDE

Hielo Seco

La alternativa al enfriamiento convencional 

La nieve carbónica (CO2), también conocida como hielo seco, es un medio muy eficaz y fácil de usar para la refrigeración, en un amplio abanico de aplicaciones. Es ideal para enfriar lácteos, carne y para el transporte y almacenamiento de productos congelados y otros productos alimentarios perecederos. También es muy valioso en el procesado de alimentos, por ejemplo, para enfriar los productos sensibles al calor durante el proceso de trituración o corte, para ajustar el tamaño de los productos y para la realización de trampas de frío. Los pellets de hielo seco son idóneos para la limpieza a presión de maquinaria y motores.  Cuando el hielo seco sublima, se convierte directamente en gas sin pasar por una fase líquida, creando un efecto de niebla especial y muy espectacular, ideal para fiestas o presentaciones.  A presión atmosférica, el dióxido de carbono líquido se convierte en nieve carbónica sólida a los - 79 ºC. La nieve puede posteriormente comprimirse a alta presión para formar bloques o pellets.

Propiedades del hielo seco:

  • Insípido e inodoro
  • No deja residuos, gracias a su sublimación
  • Exento de gérmenes y bacterias
  • No es tóxico
  • No es inflamable
  • Fácil de controlar al ser más pesado que el aire
  • No requiere una fuente de energía para liberar o mantener el poder de refrigeración
  • Tiene tres veces más poder frigorífico que el hielo de agua.

 

TNo hay productos para listar en esta categoría.